Kit ligero de iluminación

Por fin he encontrado un conjunto mínimo de elementos que me permitan utilizar flash en viajes, exteriores y en situaciones en las que quiero desplazarme ligero. El conjunto (sí, lo he pesado) pesa 2,8 kg. De esta manera, moverme con la Fuji X-Pro2, un par de objetivos y un kit completo de iluminación.

Básicamente, busqué un pie ligero, que fuera suficientemente estable, no muy caro, y sobre todo que cogiera la altura suficiente. Gracias a los consejos de un vendedor de Fotocasión, encontré uno que cumple los requisitos:

Pie Lumi-Pro, con el cabezal de Phottix.

En éste caso lleva el cabezal de Phottix, que me permite poner el flash, un elemento difusor, como el octabox que se incluye en el kit, y el tubo de extensión que veremos ahora. 

La altura es suficiente, y es mucho más estable de lo que parece. 

El tubo extensor me permite hacer varias cosas:

  1. Conseguir más altura
  2. Permite que el octabox o softbox o paraguas tenga un ángulo de hasta 90º respecto al pie de foto, esto permite poner la luz por encima del sujeto, o en posiciones cercanas al eje de la cámara sin que moleste o limite al hacer la foto. 
  3. Permite ser usado sin pie, sujetándolo con una mano. Puedo usar el octabox con una mano, y la otra en la cámara y es tan ligero que no molesta. 
  4. Al dejar el soporte del flash fuera del octabox, se puede cambiar el ángulo sin tener que quitar el difusor o el grid.

Tubo de extensión. Puedes poner varios flashes, tiene una toma para el paraguas o octabox, y un pomo para sujetarlo con una mano. Se puede poner en el soporte de flash que lleva pie de foto. Esto permite cambiar el ángulo sin tener que desmontar el difusor del octabox. Porqee el soporte queda fuera. 

La posibilidad de poner dos flashes en el adaptador tiene varias ventajas, no sólo la evidente de conseguir un punto más de luz (el doble), si no que permite que los flashes trabajen en una potencia distinta de la máxima, con lo que el tiempo de reciclado es mucho menor, y las baterías sufren menos. No suelo usarlo con dos flashes, pero en exteriores, en España, y compitiendo con el sol, a veces requiere tirar de mucha más potencia. 

El octabox se guarda con el difusor puesto. De esta manera, montarlo, a ser del tipo paraguas y ponerlo en el pie es cosas de segundos. 

Octabox del tipo paraguas. 

Octabox con el difusor blanco puesto.

Octabox con el tubo extensor, a mano.

Por otro lado, uso un flash Yongnuo YN-560III  y un controlador remoto Yongnuo 560-TX. Esto me permite cambiar los valores del flash dentro del octabox desde la cámara. Tanto el 560-III como el 560-IV tiene incluido el controlador wireless por radio. Así puedo manejar la intensidad, el zoom o si se dispara o no. Ésto último es útil si hay varios flashes, ya que el tubo de extensión viene con adaptador para dos flashes. Puedes controlar hasta 6 grupos, por separado, así que da bastante control sobre la iluminación desde la cámara.

En resumen, he conseguido un kit muy completo, bastante potente, flexible y sobre todo ligero y poco aparatoso. 

Kit completo guardado y preparado para viajar. No ocupa nada, y pesa menos de 3 kilogramos.

Cristina, posando en el parque del oeste, con el kit y filtro CTO puesto en el flash.  Fuji X-Pro1.

Yanga en el Parque del OEste, en éste caso, con dos flashes y la Fuji X-Pro1.